martes, 17 de mayo de 2011

EL ABISMO DE TUS OJOS

Porque eres sueño que girando en rebeldía
desafía la bruma
                                     la fría noche
haciéndola más honda y más oscura
y más inmenso el mar
más azul y más hermoso
                                     porque eres nave y náufraga a la vez
                                     sin velas y sin anclas
                                     solitaria
                                     profanadora de todos los confines
yegua de sombras desbocada y dulce
para la libertad
la esperanza
                                     y el cielo galopante
hecha de vientos y hecha de huracanes
y sin embargo serena como el agua
de misteriosos y profundos lagos
                                     porque extraviada pero indiferente
                                     como una reina agraviada deambulas
                                     por los caminos de un imperio en ruinas
                                     porque eres un reloj sin manecillas
                                     un bello loto sobre los pantanos
porque te vi sonriendo en tus orillas
                    cayendo voy
                    errático y perdido
en tus oscuros ojos abismales.




Juanma - 17 - Mayo - 2011





1 comentario:

  1. En esta poesía me has recordao mucho a Alberti y a Aleixandre :) ...nunca te he dicho que mi poesía favorita es de él, te digo cuál es :
    " La hermanilla

    Tenía la naricilla respingona, y era menuda.
    ¡Cómo le gustaba correr por la arena! Y se metía en el agua,
    y nunca se asustaba.
    Flotaba allí como si aquel hubiera sido siempre su natural elemento.
    Como si las olas la hubieran acercado a la orilla,
    trayéndola desde lejos, inocente en la espuma, con los ojos abiertos bajo la luz.
    Rodaba luego con la onda sobre la arena y se reía, risa de niña en la risa del mar,
    y se ponía de pie, mojada, pequeñísima,
    como recién salida de las valvas de nácar,
    y se adentraba en la tierra,
    como un préstamo de las olas.
    ¿Te acuerdas?
    Cuéntame lo que hay allí en el fondo del mar.
    Dime, dime, yo le pedía.
    No recordaba nada.
    Y riendo se metía otra vez en el agua
    y se tendía sumisamente sobre las olas."

    Cada vez que leo la parte de: "Risa de niña en la risa del mar" se me saltan las lágrimas, te lo juro...no puedo.. :'( es preciosa.

    ResponderEliminar