viernes, 17 de mayo de 2013

LA ISLA DEL FIN DEL MUNDO


Hace tiempo que me desvela un sueño que se repite constantemente; un sueño que podría parecer perfecto, pero que en realidad es terrible. En mi viaje onírico yo siempre estoy en una isla al fin del mundo. Cada noche se celebra allí una especie de fiesta enorme, algo así como un banquete en la aldea de "Asterix y Obelix", un encuentro de mucha gente. Sobre todo de mujeres. Y esa  situación que, sin duda, sería la fantasía de muchos hombres, se convuerte en realidad una pesadilla: todas las mujeres que he querido, que quiero o que pienso querer están en el mismo sitio, conversando entre ellas, como en un cuadro surrealista, como en una despreocupada tertulia de sobremesa.


¿Sabéis lo que puede ser que todas esas ex-novias y/o-futuras estén en un lugar común, conversando, comentando vete a saber tú qué anécdotas, discutiendo de cómo besabas, cómo hacías el amor o si roncabas? Incluso había un anciano que me abrazaba cada cierto tiempo ante mi horror, diciéndome que cuando las viera acercarse a todas por mi habitación saliera corriendo como Forrest Gump en la película y no parase hasta llegar al océano... cuanto menos!!!


Para mí, lejos de un episodio erótico, o siquiera de alta autoestima, era la vulnerabilidad misma. Ellas conocen tus secretos y fortalezas, tus mentiras y tus cobardías, cada una tiene un trocito de ti, pedazos que sumados pesan más que tú mismo y que terminan por desarmarte. La intimidad que había tenido con cada una de ellas, y que permanece como un regalo subterráneo, como una chispa secreta, se ventilaba abiertamente... y mi vida afectiva se vaciaba así de todo sentido.


Recuerdo vagamente que me perdía por la isla mientras buscaba un agujero en el que esconder la cabeza... y que después corría desesperado en busca de un taxi. No sabía cómo volver, la calma esperaba en mi casa con el resto de los muebles y yo no tenía teléfono... ni allí nadie era amigo de nadie. Todas estaban unidas a mí por diferentes motivos, algunas más que otras, unas antes que otras, pero la comunicación era una sucesión de monólogos, y yo un desesperado más con el corazón expuesto como en un escaparate.


Por otra parte, cualquier gesto de cariño o ternura hacia alguna de ellas era imposible. El surrealismo de la situación impedía todo acto. Un movimiento, un solo movimiento y todas esas mujeres –la mayoría de ellas exiliadas de mis emociones hacía bastante tiempo- tendrían el flujo de mis sentimientos en sus manos, sabrían todo sobre mí, porque siempre terminamos siendo un poco bastante lo que amamos. Qué situación más ridícula... como mucho de todo aquello que hacemos en el nombre del amor!!!


Por fortuna, como en cada terrible pesadilla, desperté antes de que fuera demasiado tarde. En perpetua soledad. “Es lo malo de mezclar sentimientos como si fuesen ingredientes de una tarta”, conseguí pensar antes de despegarme de las sábanas y bajarme de la cama.  Por una vez estuve de acuerdo con que el tiempo y la distancia hacen bien en dejar a cada uno en su lugar...


Juanma - 17 - Mayo - 2013

1 comentario:

  1. Jaajajaj es lo malo de mezclar cosas que creemos que, como nos gustan por separado, juntas tienen que encantarnos!! pues no, esa ecuación no sale bien la mayor parte de las veces, es como si cada "cosa" viniese con un iba, al sumar una cosa y otra y otra y otra...cuando te das cuenta te sale muuuuy caro. Pues es más o menos igual....bueno, más o menos, pero en lugar de "cosas" pones "amores" :)

    ResponderEliminar