lunes, 10 de junio de 2013

OSCURIDAD Y NOCHE

Oscuridad y noche.
Hay algún eterno abismo dantesco bajo las alas negras del crepúsculo.
Mi sombra y yo vamos de la mano.
Nuestros sueños tendiendo puentes entre dos mundos.
El suelo convertido en un inmenso espejo bajo el que se reflejan imágenes bajo mis pasos.
Una húmeda caverna y pesadillas tristes resbalando de sus paredes...
Una puerta tras la que no hay nada...
Un reloj al que se le ha acabado el tiempo...
Un sombrero sin cabeza, un pupitre sin niño...
Un bardo sin canción, un rey sin castillo...
Lágrimas como esquirlas de cristal cortando el silencio...
El otro lado, allá a lo lejos...
La sabiduría y el conocimiento, más lejos aún...
La mano de un poeta escribiendo versos en el aire, danzando como una mariposa...
Escenas cambiando de rumbo, sumergiéndose en la inmensidad inabarcable de las olas, cabalgando sobre
un océano oscuro sin nombre...
Una piedra y otra y otra más formando un templo...
Un fantasmagórico escorpión a la luz de un neón...
Unos ojos abarcando todo el horizonte con incomprensible indiferencia...
Una niebla densa envolviéndome en un extraño abrazo de susurros y palabras ocultas...
Dios vestido de payaso, sin circo...
Y una misteriosa voz susurrándome al oído al compás de las lágrimas:
"Conocerás gente bajo la luna, entre la niebla... verás caer las estrellas y el techo de muchas casas... acuchillarás la corteza de algunos árboles con los huesos de tu esqueleto... vivirás entre fragmentos y márgenes... aullarás como un lobo hambriento entre ruinas de edificios... venderás tu alma y tu imaginación al diablo... te acompañarán deseos fugaces, vivos y muertos desde el albor de los tiempos... quizás soñarás algunas noches... quizás...
"Y serás como un pequeño país sin armas y sin culpas, un espíritu desarraigado, una grieta colmada de fantasmas. Y serás una ronca voz entumecida, unos ojos escamosos, unos labios sin saliva. Y serás una mañana que no logra amanecer, una noche desolada, una sequía de belleza. Y serás una fragilidad en retirada, una ausencia de dulzura, una maraña de rasguños. Y serás un cuerpo estrujado, un desierto de latidos, un corazón hecho cicatriz...
Tras la voz, silencio... soledad y silencio.
Unos ojos, curiosas esferas blandas sin hueso, observando el paso del tiempo, parpadeando para no ver aquello que no deben.
Pesadillas.
Y oscuridad.
Oscuridad y noche...


Juanma - 10 - Junio - 2013

1 comentario:

  1. No entiendo lo que quieres decir con este poema, pero qué bonito es...

    ResponderEliminar